Real Hermandad Veteranos FAS y GC.

Delegación de Badajoz

  • Avd.Fernando Calzadilla 8-2º
    06004
    Badajoz
    España

    Tel:924262798

    LA ENFERMEDAD

     

    ¿Qué es en realidadla enfermedad?

    Laenfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para sanar al hombre. No hayque luchar contra ella, sino integrarla, comprenderla y trascenderla”.  (Enric Corbera)

    La enfermedad en realidad no existe. Laenfermedad es tan solo una ilusión de la mente. El estadonatural de nuestro cuerpo es la salud. La vida (el universo), se comunica connosotros a través de la inteligencia de nuestro cuerpo (estamos unidos a todolo que existe), y lo hace mediante avisos, como el dolor y las molestias. Loque nosotros conocemos vulgarmente como enfermedad, no es más que laconsecuencia de no haber escuchado y/o comprendido el lenguaje interior denuestro organismo, para avisarnos que nuestra vida no va por el camino adecuadoen beneficio de nuestra propia salud y evolución.

    Tu enfermedaden realidad proviene de lo más profundo de tu ser. La enfermedad  viene de tu interior, no viene de fuera, o decualquier circunstancia externa como la mayoría de la gente piensa, aunque eslo que siempre nos han contado. La enfermedad es un regalo que tú te haces paraencontrarte contigo mismo, con tu verdadera esencia. Es una ayuda para tuevolución en esta vida. Pero nadie desea una enfermedad. Tu enfermedad reflejauna desarmonía interior en tu alma.

                    Laenfermedad es tu aliada (no hay que acabar con ella de inmediato), comonormalmente hacemos. Toda enfermedad te está enviando un mensaje sutil a travésde tu cuerpo, que normalmente no sabemos descifrar.  La enfermedad te invita para que mires en tuinterior, te invita a que mires en tu alma, a ver qué sucede.  Dale las gracias, porque  te brinda la ocasión de hacer las pacescontigo mismo y de conocerte mejor.

    La enfermedades ignorancia. La enfermedad es ignorar algo. La enfermedad es mala vibración. Amenudo nos han dicho que estar enfermo era algo normal, que la enfermedad es unpaso obligado, un peaje del que no se salva nadie, pero nunca se nos explicópor qué.

    ¿Hacer la guerra a la enfermedad?

    Eso es lo que proponela medicina actual. En especial con el cáncer. Y las guerras matan, siempre traenmuertes. En la medicina alopática convencional, todo tratamiento es sintomáticocomo sabemos; motivo por el cual, no se trata la verdadera causa-origen de laenfermedad en sí. Es consabido que los fármacos en general, tratan los síntomasde la enfermedad, pero nuestra mejoría en realidad es transitoria. Todos losfármacos en general son nocivos para el organismo (mucho más de lo quepensamos). El verdadero problema de estos, es que el uso habitual o periódicode ellos ante cualquier enfermedad o patología, deriva en los conocidos efectossecundarios que desembocan a su vez, en lo que llamamos enfermedad crónica.

     

    La enfermedad como "medio de compensación”

                    Eldolor no es ningún castigo. El dolor no es otra cosa que una acumulación insanadurante meses, incluso años, de los efectos de una vida desordenada en muchossentidos. Es el efecto  de una vida alejadade nuestros propios sueños, y/o desconectada de nuestro interior. El dolor es un mensaje de tu cuerpo, queindica que todavía está dispuesto a luchar, a vivir. Así pues, el dolor sepuede convertir en un valioso maestro, amigo y vehículo para nuestra sanación.Para la medicina tradicional china, el dolor es sinónimo de bloqueo del (Qi,Praná  o energía vital). Eldolor es una manifestación del cuerpo, en un intento de comunicarnos que nodeberíamos seguir por el mismo camino.

    Aunque nuestratendencia natural sea la de ver la enfermedad como algo negativo, y con mayorrazón, si viene acompañada de dolor físico, en realidad la enfermedad (incluidoel cáncer), es nuestra aliada; es un mecanismo de defensa o supervivencia. Laenfermedad nos alerta para que cambiemos nuestra actual forma de vivir; tantoen el plano físico, como en el mental y emocional.  La enfermedad no es una lotería cósmica quenos ha tocado debido a nuestra mala suerte. Toda enfermedad física en realidad provienede nuestra mente, pero su verdadera raíz y origen hay que buscarla en el campoespiritual.

    ¿Cómo afrontar la enfermedad?

    A)     En primer lugar aceptándola y dándole graciaspor su mensaje.

    B)      No culpando a nada ni a nadie. Sólo tú eres elúnico responsable (no culpable).

    C)      Alcanzando un nuevo compromiso de cambio radicalen tu vida

    Tenemos queutilizar la enfermedad como una herramienta de curación, transformación ycrecimiento. Solo así podremos sanar de forma definitiva.

    Desajuste existencial

                    Esbastante frecuente que nos limitemos a culpar al entorno, para justificar elepisodio de una enfermedad, pero más cierto es, que experimentamos en nuestra propiacarne los desequilibrios que hemos ocasionado nosotros mismos, y también anuestros compañeros de camino. De hecho, la enfermedad acaba siendo un caminológico, cuando estamos y nos mantenemos desconectados de nuestro interior,donde reside la conexión con lo divino, y tenemos incluso como compañía, eléxito financiero o profesional, una sensación de falta de sentido, y nossentimos  a la merced de la casualidad,navegando en un entorno desordenado, y alejados de la conciencia de lo querealmente somos. 

    La enfermedad es una separación del hombrede su verdadera esencia espiritual.                                                                                                                                                   Dr.Deepak Chopra

    Energía y vibración.

    Todos vibramosen el nivel subatómico a un cierto nivel, y  a determinadas  frecuencias. La materia en realidad tal y comola conocemos no existe. En realidad todoes energía. Todo está siempre en constante movimiento a nivel molecular.

    Al igual queun edificio está hecho de miles de ladrillos, nuestro cuerpo está hecho debillones de células, y estas a su vez, de moléculas y de átomos. El átomo comosabemos tiene un núcleo, pero el 99,99% del átomo que en apariencia está vacío,en realidad no lo está, es todo energía. Alrededor de nuestros átomos giran loselectrones a una velocidad de 2.000 vueltas por segundo, esto es lo que generala vibración de nuestro cuerpo, y también de todo lo que existe. Esta vibración a nivel celular, es lo que vaa determinar el mayor o menor estado de salud en nuestro cuerpo.  A mayor vibración tendremos mayor salud ymenos enfermedades.

    La mayor omenor vibración va a depender de muchos factores. De nuestra alimentación,pensamientos, emociones, sentimientos, y de nuestro grado de espiritualidad. Noolvidemos que somos tres en uno. Cuerpo mente y espíritu.

    Tú eres el creador de tu enfermedad, también el de tu salud.

    La forma quetiene tu cuerpo y la expresión de tu cara, son la suma de todo lo que has dicho,y de todo lo que has pensado en tu vida. Eso eres tú, ése es tu pasado. Eres lasuma de todas tus creencias. Tu futuro es lo que "crees ahora”, porque eso eslo que "crearás”, y lo que lo formará. Eres tu propio creador. Si túpiensas que las vibraciones no existen, o que la medicina natural o losproductos naturales no curan, pues tendrás razón. Para ti no funcionarán. Hedicho bien: "para ti”. Nuestro cuerpo funciona según un sistema decreencias.

    LAS PERSONASSANAN TRAS MODIFICAR SU MANERA DE PENSAR.

    Nuestro cuerponos habla y avisa, a través de un lenguaje interior para no enfermar. Cuandoenfermamos es porque no escuchamos a nuestro cuerpo. Consultar bibliografía deLisse Bourbeau (Escucha a tu cuerpo y obedece a tu cuerpo). Existe un códigosecreto del cuerpo a nivel celular con su idioma creativo interior, quefunciona a través de un sistema de creencias, en donde la eficacia de laterapia depende de lo que la persona quiera creer.  Lo que pensamos y decimos, se manifiesta ennuestra vida (tanto salud como enfermedad). Cuando no crees en una cosa, esimposible que consigas realizarla. Cualquier pensamiento que tienes es energíacreadora, y suele darte el resultado de tu convicción.

    Nuestro cuerpofísico a nivel celular, posee una inteligencia de más de 4,5 millones de años,y tiene la capacidad de curarse a sí mismo (auto-curación). A pesar de todoslos avances de la medicina, tenemos que reconocer, que seguimos teniendo unagran ignorancia de cómo funciona nuestro cuerpo. Como consecuencia de la clasede vida que hemos creado, nos  hemosapartado de la naturaleza, recurriendo de inmediato a la pastilla para suprimirel dolor de inmediato, por miedo a la enfermedad que nosotros mismos hemoscreado.

    La vida tieneuna cosa muy curiosa, y es que siempre te da la razón. Si crees que no tecurarás, así será. No lo dudes. 

    "Presta atención a tu cuerpo, a veces seenferma para que sanes tu alma”

    Consultarbibliografía de Erik Rolf (maestro occidental) La medicina del alma.

     

    Todos te hanenseñado que no somos capaces de sanarnos con nuestra propia energía, con laenergía de nuestros pensamientos. Pero no es verdad. Cuando una persona ponetoda su fe, todas sus creencias, toda su confianza en otros, y éstos colaborancon ella al 100 %, seguro que sanará. Debes aprender que de ti depende tu vida.

    Tú eres elúnico responsable de tus actos y de tus decisiones, y de lo que haces con tucuerpo. Desde hace mucho tiempo, hemos puesto la responsabilidad de nuestrasvidas en manos de los demás. Médicos, enfermeros, curanderos, etc, cuando enrealidad, la decisión y la última responsabilidad siempre son nuestras. Denada sirve que estés dispuesto a sanarte, si otorgas el poder a otros, y nopones nada de tu parte. "La sanación está dentro de ti”.

    Tupropia mente puede sanarte de un cáncer por ejemplo, por increíble que teparezca. Simplemente por la fuerza generada por un deseo muyconcreto: volver a disfrutar de los placeres de la vida. O tener un poderosomotivo u objetivo para vivir, sea el que fuere. Consultar bibliografía de laDra. Turner, Oncóloga (Los 9 factores clave de la remisión radical), y Dr. Ryke Geerd Hamer, Oncólogo (La medicina patasarriba).

    No intentes curar tu cuerpo, sin antescurar tu alma.  (Hipócrates).

    Viktor Frankl,padre de la logoterapia (psicología del significado de la existenciahumana, así como labúsqueda de dicho sentido por parte del hombre), durante su cautiverio envarios campos de concentración nazis, durante la II Guerra mundial, observó quelos que sobrevivían en los campos de exterminio, no eran los más fuertes, nilos mejor alimentados. Los que sobrevivían siempre, eran los que tenían unpoderoso motivo para vivir, sea cual fuere.

    En los camposde concentración nazis no se conocían apenas los casos de cáncer, y los queentraban con él, les remitía la enfermedad. Ver bibliografía del Dr. ViktorFrankl (El hombre en busca de sentido).

    Según unafilosofía ancestral hawaiana llamada Ho’oponopono, los humanos somosresponsables de todo lo que nos pasa. Y es más: somos responsables de todo loque está ocurriendo en el planeta. El universo es como un gran espejo en elcual se reflejan todos nuestros pensamientos, sentimientos y emociones; y nos  devuelve todo de la misma forma en que loenviamos. Así pues, como todo está unido en el universo, todo lo que hacemospensamos o sentimos, tiene repercusión con el todo, es decir: Cuando  juzgamos, estamos enviando malas vibraciones alos diversos campos magnéticos que nos rodean. Estas  vibraciones a su vez, son las causantes deque se creen otras ondas negativas, que nos son devueltas, no solo a nosotros,sino a todas las personas de nuestro entorno, y también a las del planeta.

    Si yo piensohablo mal de una persona, o lo hacemos varias personas,  ésta recibe sin duda, a través de su mente (subconsciente),malas vibraciones, que seguramente no le afectarán mucho si es en unadeterminada situación. Pero si este pensamiento o sentimiento negativo hacia laotra persona, se repite de manera periódica, o con frecuencia, recibirá mismalas energías, o de baja densidad, y en mayor grado si son de varias personas.

    Todoscriticamos a menudo públicamente a alguna persona. Piénsalo bien: después dehacerlo, observa que no te sientes bien, no te da satisfacción alguna, y porsupuesto, ninguna buena vibración. ¿Sabes por qué? Porque "lo que envías lo recibes"multiplicado por tres. Es la ley de las energías. Cuando hacescumplidos y "enhorabuenas”, recibirás felicitaciones; cuando envíasdestrucción, esto es lo que recibirás.

    No somosconscientes del gran daño que estamos ocasionando a la naturaleza, y las malasvibraciones que estamos enviando al aura que envuelve a la Tierra (el aura = elcampo etérico), con nuestros pensamientos negativos y malos sentimientos hacialos demás.  Somos entre todos, los únicosresponsables de todos los desastres que en la actualidad asolan a nuestra madreTierra (Gaia), a través de la mente colectiva que rodea al planeta. La Tierraes un ser vivo en su conjunto, y nosotros somos una parte de las células que laconforman. El planeta en realidad se nutre de nuestros pensamientos,sentimientos y emociones, en otra dimensión mucho más sutil que la queconocemos. Consular bibliografía del Dr. Ihaleakala Hew Len (Ho’oponopono).

     La Tierra ante tanta negatividad, miedos ymalas vibraciones, se revela curándose a sí misma, y lo hace a través de todolo que nosotros llamamos desastres, o catástrofes. 

    La curiosidades la base de la inteligencia. Tu pasado es el cúmulo de tus vivencias; tupresente es ahora, y tu futuro lo estás creando en este instante. Tu saluddepende de ello. Crea buenas energías, y así será tu vida. "Lo que crees, creas”.

     "Si lamente está tranquila y ocupada con pensamientos positivos, es más difícil queel cuerpo enferme.

                                                                                                                                                                 DalaiLama

    Si cambias tus pensamientos cambiastus emociones.

    Si cambias tus emociones cambias tuactitud.

    Si cambias tu actitud cambias tu vida.

    Si cambias tu vida cambias tu destino.

     

                                                                                      Luis Ferrer Fernández

     

                                                                                                                                                                  
                  Fax : 924 262798                                                                                                           contador de visitas             
                                                    
                               badajoz@veteranosfasygc.es